?

Log in

No account? Create an account

la vida está en otra parte

« previous entry |
Jul. 5th, 2014 | 12:27 am
music: pawn hearts

Entre las cosas que pasan está ella, la ciudad, las calles, los vecinos. Están los diálogos y las ilusiones, entre las cosas que pasan está mi reclusión, entre las cosas que pasan está mi desinterés, entre las cosas que pasan está el ciego estatismo de las cosas.

Empiezo a vislumbrar el vaivén de las hojas y su renacimiento. Empiezo a advertir tímidamente el proceder de las estaciones. Empiezo a sentir Buenos Aires como a un novio con quien sigo por inercia, porque es invierno y cómodo tirarme a ver series con él comiendo maní con chocolate debajo de una manta. Y mientras tanto miro con ganas a los otros, exóticos y extraños y un poco peligrosos, porque pueden sorprenderme y quebrarme el corazón. Ella ya no. Ella espera que cambie de opinión y me quede. Ya nada real puede sucederme acá, nada que no presagie a su vez movimiento o exilio, ningún as bajo la manga, ningún giro de fortuna. A mi alrededor una larguísima sala de espera festoneada de consultorios y sillas de plástico de colores. Esperar y sanar, todo lo que hago. Sanar la espera. Esperar a sanar. Y yo solo quiero emoción en esta vida corta de bichito curioso, siento que la sangre me hierve y quiero jugar a morder, pero toda la pampa está llena de herbívoros y me aburro, me aburro como un inmortal. Esperar a terminar. Mientras tanto, la jaula, los exteriores que ya no me interesan porque los horizontes que me quitan el sueño bastante lejos moran.

Toda novedad me causa hambre, toda cartografía alienígena me arranca mi verdadera vocación exploratoria, y aún así mi cerebro duerme, duerme, lleva años durmiendo porque lleva esos años enfermo de spleen, de puro hastío, de la comodidad, del futón de la gran cinematografía y el pequeño sexo y la mediana lectura, muy a contrapelo de la vida, de eso que llamo vida y me hormiguea en el alma cuando me pega el sol o me duelen los adoquines en la planta del pie, eso que tanto se enlaza con estar perdido y ensayar lenguajes inesperados, abrir un ojo extra, inventar amigos de la maleza del parque, construir hogares con objetos abandonados, un hogar para abandonados, eso es lo que yo quise, hermanarme a las cosas extraviadas porque siempre sentí que era una de ellas, que bastante sola había venido al mundo, que hay otros planetas que me llaman con aullido absoluto y que aún no comprendo qué debo hacer, como si mi propia habitación no me diera pistas suficientes, como si el aburrimiento, la ausencia genuina de ambición o expectativa no fuera el opio oculto de las mentes, la cadena de plata, el velo pintado ante mis ojos.

Link | Leave a comment | Share

Comments {1}

pasoalostigres

(no subject)

from: pasoalostigres
date: Jul. 15th, 2014 11:13 pm (UTC)
Link

alcoyana-alcoyana

Reply | Thread